Clever i+c No hay comentarios

Proyecto I+D bioREFINA

BIORREFINERÍA DE PRODUCTOS FERTILIZANTES PARA AUTO CONSUMO EN EXPLOTACIONES HORTOFRUTÍCOLAS

El proyecto desarrollará un nuevo modelo circular a través de un sistema de producción in situ de tres tipos de fertilizantes obtenidos con biomasa residual propia.

Las biorrefinerías son instalaciones capaces de transformar biomasa en bioenergía y/o bioproductos de forma sostenible. El objetivo que plantea el proyecto bioREFINA es transformar in situ los restos vegetales generados en las explotaciones hortofrutícolas como restos de cosechas, mermas por tamaño o falta de calidad u otros restos orgánicos, en tres bioproductos fertilizantes de alta calidad. De este modo, una explotación hortofrutícola pasaría de comprar fertilizantes a terceros a producir sus propios biofertilizantes elaborados a partir de sus residuos vegetales, o de su entorno próximo bajo un modelo de economía circular.

Los procesos de biorrefinería se inician con una digestión anaerobia termofílica que permite estabilizar la materia orgánica y reducir el riesgo de contaminación microbiológica. El biogás producido se empleará como fuente de calor renovable para dotar de autosuficiencia energética a los procesos posteriores de transformación del digerido en tres productos fertilizantes:

La fracción sólida del digerido será transformada mediante compostaje con otros co-sustratos en una enmienda orgánica funcional para mejorar la calidad del suelo y la sanidad vegetal del cultivo, mientras que el agua y los nutrientes (nitrógeno, fósforo y potasio principalmente) presentes en el digerido líquido se aprovecharán como fertilizante líquido en sistemas de fertirrigación. Una fracción del digerido líquido se empleará para cultivar microalgas y posteriormente un biofertilizante de base microalgal, rico en aminoácidos y hormonas vegetales.

Los fertilizantes obtenidos mediante el sistema bioREFINA destacarán por su elevada calidad higiénica y reducida huella de carbono, características imprescindibles de las frutas y hortalizas que se comercializan en mercados del centro y norte de Europa, especialmente exigentes en este ámbito.

El proyecto de I+D será desarrollado por un consorcio empresarial liderado por la empresa murciana AZUD experta en tecnología del agua y soluciones de filtración industrial, junto con las empresas andaluzas BIORIZON BIOTECH, especialistas de microalgas y la entidad hortofrutícola

MIGUEL GARCÍA SÁNCHEZ E HIJOS, así como la empresa gallega JB INGENIEROS, especializada en digestión anaerobia y biogás.

AINIA Centro Tecnológico, con experiencia en el desarrollo de biorrefinerías, realizará la coordinación técnica del proyecto. También dará soporte tecnológico al consorcio el grupo de Investigación de “Biotecnología de Microalgas Marinas” de la Universidad de Almería y la Estación Experimental “Las Palmerillas” de la Fundación CAJAMAR. El equipo se completa con las tareas de gestión que serán realizadas por la consultora de I+D almeriense CLEVER I+C, especializada en Biotecnología y Agroalimentación.

En la recientemente convocatoria del 2016 del Programa FEDER-INNTERCONECTA, cofinanciado con Fondos Estructurales de la Unión Europea, el Centro para el Desarrollo Tecnológico e Industrial (CDTI), dependiente del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad dio su apoyo al proyecto de I+D “BIORREFINERÍA A PARTIR DE BIOMASA RESIDUAL AGRÍCOLA Y GANADERA PARA LA OBTENCIÓN DE BIOPRODUCTOS DE AUTOCONSUMO EN CULTIVOS HORTOFRUTÍCOLAS (bioREFINA)”.

Clever i+c No hay comentarios

Proyecto Europapaya

EL PROYECTO DE I+D “EUROPAPAYA” RECIBE FONDOS DE LA CONVOCATORIA FEDER- INNTERCONECTA 2016 PARA EL DESARROLLO DE UN MODELO PROPIO PARA EL CULTIVO INTENSIVO DE LA PAPAYA EN INVERNADERO 

El consorcio, coordinado por la Estación Experimental Cajamar y liderado por la firma Miguel García Sánchez e Hijos, junto a las empresas almerienses Biomip, Semillero Vitalplant y Gogarsa, recibe del Centro para el Desarrollo Tecnológico e Industrial (CDTI) una subvención destinada a desarrollar en el sureste español un modelo para el cultivo intensivo de papaya en invernadero. 

El proyecto “Desarrollo y optimización de un modelo productivo para el cultivo intensivo de la papaya en España– Europapaya”, ha sido seleccionado para recibir una subvención, como uno de los proyectos de I+D financiados por el Programa FEDER-INNTERCONECTA 2016, cofinanciado con Fondos Estructurales de la Unión Europea, que tiene como objetivo apoyar iniciativas de desarrollo experimental en la modalidad de proyectos en cooperación entre empresas, con lugar geográfico de desarrollo en Andalucía, Canarias, Castilla La Mancha, Extremadura, Galicia, Murcia, Ceuta y Melilla. Esta convocatoria está cofinanciada con Fondos Estructurales de la Unión Europea y gestionada por el Centro para el Desarrollo Tecnológico e Industrial (CDTI), entidad dependiente del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad.

El consorcio andaluz constituido para desarrollar el proyecto EUROPAPAYA está liderado por la empresa hortofrutícola granadina Miguel García Sánchez e Hijos, junto a las compañías almerienses Invernaderos Gogarsa, la firma de control biológico Biomip y Semillero Vitalplant. La Estación Experimental de Cajamar, promotora e ideóloga del proyecto, se encargará de llevar a cabo la coordinación técnica del mismo junto con la consultora de I+D almeriense especializada en Biotecnología y Agroalimentación, CLEVER I+C.

El Proyecto EUROPAPAYA cuenta con una dotación presupuestaria superior al millón de euros y con un periodo de ejecución de 27 meses. Tiene como objetivo el desarrollo de un modelo integral para el cultivo intensivo de la papaya en invernadero en el sureste español. Para ello, Gogarsa será responsable de diseñar y optimizar una nueva estructura de invernadero y un sistema de control del clima, adaptados al porte y las exigencias climáticas de la papaya tropical. Por su parte, Semillero Vitalplant abordará el reto de poner a punto técnicas para la propagación vegetativa de la papaya en semillero, como el injerto o el cultivo in vitro de tejidos, así como de optimizar la técnica de selección de plantas hermafroditas mediante el uso de marcadores moleculares. La empresa BIOMIP, especializada en el desarrollo de soluciones de lucha biológica para la agricultura, se centrará en la obtención de herramientas y estrategias de control biológico específicas para este cultivo. Por último, Miguel García Sánchez e Hijos, aportará su experiencia en el cultivo, manipulado y comercialización de frutas subtropicales, responsabilizándose de establecer el manejo y las técnicas agronómicas necesarias para optimizar la productividad y calidad de la papaya en nuestras condiciones, y establecer las estrategias de manejo postcosecha que permitan llegar al mercado con un producto de excelente calidad diferenciado. Además, se encargará de evaluar el modelo de invernadero, el material vegetal y las estrategias de control biológico desarrollados en el proyecto.

Junto al consorcio empresarial participan como centros de investigación, además de la Estación Experimental Cajamar, la Universidad de Almería (Grupo de investigación AGR-222 Fruticultura Subtropical y Mediterránea), la Universidad Politécnica de Madrid y el Centro Tecnológico de Investigación y Desarrollo del Alimento Funcional (CIDAF).

Cabe destacar que los investigadores de la Estación Experimental Cajamar y del grupo AGR-222 de la Universidad de Almería son pioneros en la investigación del cultivo de la papaya en invernadero en la península desde el año 2012, en la línea de cultivo protegido de especies frutales, cuyo objetivo principal es contribuir a diversificar la producción de hortalizas bajo plástico, poniendo en valor el conocimiento generado sobre la horticultura intensiva y la industria auxiliar que se ha creado alrededor del sector.

Clever i+c No hay comentarios

Programa Bilateral RUSSIP

Clever i+c trabaja en el desarrollo de proyectos con instituciones de investigación de la federación rusa bajo el programa Bilateral RUSSIP (Russian and Spanish Innovation Program).

Este programa apoya la participación de empresas de ambos países en proyectos internacionales de I+D.

Los proyectos deben tener las siguientes características:

  • Los proyectos bilaterales RUSSIP se caracterizan por tener como resultado un producto, proceso o servicio innovador orientado a mercado consecuencia de la cooperación tecnológica de los participantes.
  • El proyecto debe tener participantes de ambos países y debe ser relevante para todos los socios (ningún país debe tener más del 70% de presupuesto).
  • Se permite que los proyectos hagan uso de cualquier área tecnológica y sean de aplicación a cualquier sector del mercado.
    Los resultados deben tener fin civil.
  • El presupuesto debe ser coherente a los desarrollos a realizar y a la capacidad técnica/financiera de los participantes.
  • Los participantes deben firmar un acuerdo de consorcio que especifique los derechos y obligaciones de las partes respecto al desarrollo realizado y los posibles derechos de propiedad intelectual, explotación y comercialización de los resultados.

Si tienes una idea que quieras llevar a cabo, te conseguimos un socio. Tramo no reembolsable para proyectos de cooperación Tecnológica internacional de hasta un 30%.

Clever i+c No hay comentarios

Bacagro, proyecto centrado en la producción de bacterias para uso agrícola

El Proyecto Bacagro está liderado por la empresa Biorizon Biotech, dedicada al desarrollo, producción y comercialización de biofertilizantes, que cuenta con el asesoramiento de Clever i+c.

El proyecto Bacagro, está centrado en la producción de bacterias para uso agrícola como mejoradoras de la fertilidad del suelo y en el desarrollo de agentes protectores frente a los fitopatógenos. Estas líneas de investigación, que tienen un horizonte de desarrollo hasta octubre de 2018, se orientan hacia nuevos productos bioestimulantes de uso agrícola que mejorarán la rentabilidad y sostenibilidad de la agricultura intensiva.

El proyecto prevé identificar y desarrollar bacterias y microorganismos beneficiosos tanto desde el punto de vista nutricional como para lucha contra microorganismos plaga como hongos y otras bacterias. Así mismo la firma se propone implementar un nuevo medio de cultivo para dichas bacterias beneficiosas. Dicho medio de cultivo aporta la novedad de que está desarrollado con extractos de microalgas, según un proceso exclusivo de Biorizon.

Bacagro contempla cuatro objetivos tecnológicos diferenciados: selección e identificación de bacterias beneficiosas para los suelos y las plantas; desarrollo de procesos productivos microbianos escalables que sean competitivos con su aplicación agrícola; desarrollo de métodos de preservación y aplicación de dichas bacterias garantizando su seguridad y eficacia; y evaluación del efecto en suelos y plantas tras la aplicación del producto en su fase final.

La consecución de estos objetivos permitirá incrementar la productividad de los cultivos bajo plástico gracias a la minimización de las enfermedades que causan los hongos y otros agentes patógenos, al tiempo que se reducirá el uso de los agentes químicos empleados actualmente para el control de los mismos. Un tercer elemento de desarrollo será relacionado con el aporte de nutrientes a la planta a través de un mejor uso de aquellos que están presentes en el suelo. Esta línea de investigación al servicio de la agricultura intensiva bajo plástico es fruto de una intensa cooperación público-privada de carácter multidisciplinar que se inició en octubre de 2015 y continuará hasta finales de 2018. Biorizon Biotech, SL, ubicada en el Parque Tecnológico de Almería (PITA), cuenta en este proyecto con la Fundación Cajamar, que aporta su Estación Experimental de Las Palmerillas, de referencia en investigación agrícola almeriense. La Universidad de Almería forma parte igualmente del proyecto Bacagro a través de su Centro de Investigación en Biotecnología Agroalimentaria (Bital).

El proyecto Bacagro incluye otras líneas de investigación promovidas por Biorizon en los campos de nuevas técnicas microbiológicas para la mejora de suelos de interés agrícola, la biotecnología de microalgas marinas y la Ecología Acuática y Acuicultura. De esta manera aborda todas las etapas del proceso, identificación de microorganismos a escala de laboratorio, la producción industrial, la preservación de los mismos y su evaluación en campo.

La ejecución del proyecto ha requerido una inversión superior al medio millón de euros, sustentada por los Fondos Feder para el Desarrollo Regional Europeo y gestionada a través del Programa Estatal de Investigación, Desarrollo e Innovación Orientada a los Retos de la Sociedad (Convocatoria RETOS-Colaboración 2015 del Ministerio de Economía.